Longboard Cross Son Macià

Longboard Cross Son Macià

Las disciplina de Longboard Cross o Boardercross está en auge en los últimos años. Los riders de longboard demandan nuevas experiencia y eventos más polivalentes donde poder sacarle el máximo partido a sus tablas. Originalmente el Boardercross es una competición que nace del snowboard en la que de cuatro a seis practicantes hacen una carrera a lo largo de un circuito. Los circuitos de boardercross suelen ser estrechos, con curvas y giros cerrados, varios tipos de saltos, obstáculos, tramos con pendientes fuertes y peraltes diseñados para desafiar la capacidad de los riders para mantener el control, manteniendo al mismo tiempo la máxima velocidad. No es raro ver contacto físico entre los corredores o incluso choques y caídas entre ellos. Esta disciplina también comparte rasgos comunes con el motocross. El formato de la prueba suele ser una carrera en la que se van eliminando participantes hasta que quedan los mejores o los más hábiles. ¡Sólo puede ganar uno!

En el longboard cross de Son Macià organizado por Shine Skateshop, la mítica tienda mallorquina, se montó un circuito con balas de paja, vayas de obras, una manta, un par de kickers y un tobogán. Con un poco de imaginación se pueden hacer eventos muy divertidos y completos. Este tipo de eventos tienen muchísimas esencia y lo más importante es pasarlo bien. 

En el siguiente vídeo podéis ver lo bien que los pasaron los riders y ver el circuito desde diferentes ángulos y perspectivas.

La salida era a pata y había que calcular bien la fuerza con la que impulsarse ya que la inclinación de la cuesta era considerable e impulsarse más de la cuenta podía significar no tener control para superar el siguiente obstáculo. A continuación, una chicane creada con balas de paja dónde podías o bien mantener el tuck o intentar bombear como si de un slalom gigante se tratase. Lo siguiente era aguantar el tuck, buscar la posición más aerodinámica y agachada para pasar por el túnel formado por vallas de obra y una manta que lo cubría. Los riders más grandes lo pasaron un poco mal en este tramo ya que había que agacharse mucho para que la cabeza ni la espalda tocasen el obstáculo. La salida del túnel era terminal, el punto más rápido de todo el circuito. Seguido, un kicker para cada riders y a partir de aquí bombear como un loco hasta el obstáculo final, el tobogán loco en el que todos los riders comieron asfalto en los entrenamientos. Este tobogán fue lo más divertido de todo el día, únicamente podía pasar uno y se vieron piques muy interesantes por ver que rider llegaba primero.

 

Leave a reply

11 + tres =